El Morro

 

El Morro

Desde 1956, este pueblo comenzó a llamarse San Jacinto de El Morro. Es una de las localidades rurales más apartada del municipio Libertador del estado Mérida. Aún se pueden ver en el tiempo las huellas de su pasado indígena y las costumbres que dejaron por su paso los conquistadores. Sus paisajes áridos salpicados por dividivis, tampacso, urumacos, alisos y sassafras llenan de magia sus alrededores. Cuando vamos camino a sus aldeas, las vistas de sus escarpadas montañas y profundas laderas nos van poblando el horizonte.. Desde El Morro, se aprecia a lo lejos al poblado de Los Nevados y la cuenca del río Nuestra Señora.

  • Altitud: 1750 m.s.n.m
  • Temperatura promedio: 16º C
  • Festividades: San Jacinto (16 de agosto)
  • Principal actividad económica: Agricultura (arveja, maíz, ajo, caraota, trigo, papa, tártago, entre otros)

Historia

Las expediciones que organizó Juan Rodríguez Suárez en su afán de conocer las tierras de Mérida y sus alrededores permitieron que sus encomenderos encontraran el Valle de Nuestra Señora, posteriormente denominado Valle de las Acequias. Allí encontraron una población numerosa de indígenas dedicados a la agricultura en tierras muy fértiles, motivo por el cual este valle atrajo y concentró la mayor población indígena de entonces. Grupos como Los Mucuñoes o Mucuñoques, Mucusundaes, Mocoabas, Comucayes, Mucás, los Tostós, Mucusaes, Mucubaches, Mocotoes, Mucumpises, Muchachayes, Motocomones y en la orilla del río de Nuestra Señora en el mismo valle, los Estuques y Mucurufuenes. En 1558 y 1559 Juan Rodríguez Suárez y posteriormente Juan Pacheco Maldonado hicieron el repartimiento de las tierras del Valle de Las Acequias. Un repartimiento de tierras y de grupos indígenas que en 1619 encontró Sebastián Bermejo de Bailén, Juez Comisario por el Visitador Alonso Vázquez de Cisneros en su visita oficial, desde allí se realizó de manera formal el establecimiento de esta nueva población.

Fundación

La fundación de Mucubach de Las Acequias data del 17 de febrero de 1620 –actual San Jacinto del Morro o simplemente El Morro–. Inicialmente el sitio escogido fue la mesa de Mucuycuy, nombre indígena que posteriormente pasó a ser Cocuy, pero la aparición de dos o tres abras grandes y profundas, producidas durante una fuerte y prolongada sequía, por donde escurrían las aguas de las acequias determinó que se desechara ese lugar y se eligiera la mesa de Mucubach para asiento del pueblo nuevo. La información documental revela que en el sitio de Mucubach ofrecía la ventaja de ser un área más extensa y propicia, donde se podían congregar los 580 indígenas que reunían las 11 encomiendas que formarían el poblado. El sitio donde se fundó Mucubach de Las Acequias –El Morro– quedó más abajo del escogido inicialmente y sus resguardos fueron prácticamente vendidos la visita del oidor Diego de Baños y Sotomayor en 1657. Este pueblo, como el resto de los asentamientos fundados por disposición de Vázquez de Cisneros fue organizado en barrios que conformaban indígenas con relaciones de parentesco, para que los allegados quedaran cercanos y pudieran ayudarse en sus necesidades, y el cacique o capitán alguacil los dirigiera mejor. Esta modalidad contribuiría a mantener la cohesión social dentro de la parcialidad y propiciaba la permanencia de sus tradiciones.

La Mudanza

El pueblo de San Jacinto de El Morro se trasladó bajo la orden de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá a un lugar llamado Campú, que estaba junto al morro grande, lugar de buen clima, con agua suficiente, de buena leña, situado en los resguardos de dichos indios. Así mismo se declaraba que el cura se podría hacer cargo de la doctrina de Mucuño, dad su cercanía. En 1655 fue ordenado el traslado por Juan Bravo de Acuña, Gobernador y Capitán General del Gobierno de Mérida y del Espíritu Santo de La Grita. Posteriormente el 14 de noviembre de 1656 el Visitador Diego de Baños y Sotomayor ordena trasladar a todos los naturales, mujeres, hijos y familias pertenecientes al repartimiento de Mucubache, para que poblaran y se juntaran en barrios en la falda del morro que Juan Modesto de Meler, años anteriores, había reconocido y elegido para dicha población. Ordenó hacer casas y bohíos, eligiendo el mejor lugar para edificar la iglesia, que había de ser de tapia y cubierta de paja, donde todos los indígenas recibirían normalmente la doctrina cristiana. Desde entonces este pueblo comenzó a llamarse San Jacinto de El Morro, según consta en una diligencia del 6 de diciembre de 1956, suscrita por el Juez Poblador con motivo de la construcción de la nueva iglesia.

Lugares para visitar: 

¿Dónde dormir y comer?

¿Cómo llegar?
  • Transporte turístico: La cooperativa Mucusur ofrece transporte turístico personalizado. Llamar al 0416-8749822.
  • Vehículo particular: Desde Mérida, se llega a El Morro en hora y media por la urbanización El Chama. La carretera está asfaltada hasta el pueblo. Siga una hora más por la carretera de tierra que lleva a Aricagua, hasta la aldea de Mucusós. Fíjese en la Y donde hay un letrero señalando la entrada a la Mucuposada® donde llegará en 15 minutos. Vía para vehículos 4X4 recomendada sólo para personas con mucha experiencia en carreteras angostas y de tierra.
  • Transporte Público: Pasos abajo del gimnasio Padre Bilbao en el sector Santa Juana (Mérida) se encuentra la parada de la Cooperativa de Transporte los Sureños. Tiene chasis que salen de acuerdo se van llenando. Contacto: Gledry Dugarte (0426-575661), Noel Duarte (0416-9027045), Luis Rivas (0426-9085363), Yovany Contreras (0416-0480962). Mediante suplemento, los puede llevar hasta la Mucuposada®. También se pueden usar las unidades que viajan hasta Aricagua (desde el terminal de Mérida) y bajarse en el cafetín de Mucusós. De allí se puede caminar (45 minutos) o se puede programar con la Mucuposada® el traslado.